En la era Macri, hubo una muerte cada 19 horas

La cifra de muertes por violencia policial e institucional en los cuatro años de la gestión macrista es la más alta desde 1983, según el estudio presentado en la Plaza de Mayo. El saldo más criminal de los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri es una muerte cada 19 horas por violencia institucional y policial, que obviamente incluye el gatillo fácil. Así lo explicó María del Carmen Verdú, la titular de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) Entre diciembre de 2015 y el 15 de noviembre de 2019, “un total de 1833 personas fueron asesinadas por el aparato represivo estatal, en 1435 días de gobierno”, según determina el informe. Según el informe, la primera causa de muerte es estar en un calabozo: 51 por ciento de los casos, contempla el análisis, ocurrieron en manos del servicio penitenciario. “Es imposible calcular la 'cifra negra' del gatillo fácil y de las muertes en cárceles y comisarías o por la tortura” porque “solo son conocidas en esos pocos distritos, y al año siguiente de producidas”, señala el informe.

En el estudio presentado este jueves a la tarde en un acto público en Plaza de Mayo, el apartado "femicidios de uniforme" señala que "una de cada cinco mujeres asesinada en un contexto de violencia de género es a la vez víctima de la violencia estatal, encarnada generalmente en el arma reglamentaria". De los 647 casos registrados de mujeres, travestis y mujeres trans, 381 corresponden a femicidios. "No hay ninguna otra ocupación que tenga un 20 por ciento del total de femicidios", agrega Verdú en referencia a las profesiones relacionadas con las fuerzas de seguridad. El informe es claro: en su sección central enumera una serie de “medidas urgentes e imprescindibles para terminar con la doctrina Chocobar, para frenar la militarización de los barrios y calles, las detenciones arbitrarias, las torturas y el gatillo fácil”. En ese sentido, Verdú aclaró que “si las medidas no son tomadas todas juntas y en sintonía, no representan nada”.

Informe: Lorena Bermejo.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado